«

»

Introducción Telegrafía

Telegrafía es la transmisión a larga distancia de mensajes escritos sin el transporte físico de cartas, originalmente sobre cables. La radiotelegrafía o la telegrafía sin hilos transmite mensajes usando la radio (véase Nikola Tesla). La telegrafía incluye formas recientes de transmisión de datos tales como fax, correo electrónico y redes de ordenadores en general.

Los primeros servicios de telegrafía por cable aparecieron en Inglaterra y EE. UU. a partir de 1837. Los mensajes de telegrafía eran enviados inicialmente por operadores de telégrafo que usaban código Morse, y eran conocidos como telegramas, marconigramas o cablegramas. Más adelante, los telegramas serían enviados a través de redes de Télex similares a la red de teléfono, compuesta por teletipos. Un telegrama es, así, un mensaje de texto breve que se envía rápidamente mediante una codificación. Se utilizó para transmitir información importante con pocas palabras y de forma rápida con respecto a una carta.

Antes de que los servicios telefónicos interurbanos fueran física y económicamente viables, los servicios del telegramas eran muy populares. Los telegramas eran usados frecuentemente para confirmar acuerdos de negocio y también para crear documentos legales vinculantes para estos acuerdos.

Actualmente los servicios de telegrafía se encaminan hacia su extinción, debido a la existencia de otros medios como el correo electrónico. Western Union, la compañía de telégrafos dominante en los Estados Unidos desde su fundación en 1856, se reorganizó en 1988 como Western Union Corporation y se enfocó en las transferencias de dinero y servicios conexos. En el año 2006, dicha empresa cerró sus servicios telegráficos. En julio de 2013 la empresa de telecomunicaciones Bharat Sanchar Nigam Ltd. (BSNL) de la India anunció el cierre de sus servicios de telegrafía; y sólo algunos países como Suecia, Reino Unido, Canadá, México, Países Bajos, Eslovaquia y Baréin mantienen el servicio sobre una base más tradicional que económica. Entre los países hispanoablantes, Colombia es un caso en que la telegrafía se mantiene aún, especialmente utilizado por el sector judicial, que utiliza este servicio para que quede constancia del envío y recepción de notificaciones y citaciones.

La onda continua (o continuous wave en inglés, abreviadamente CW) es una onda electromagnética de constante amplitud y frecuencia, y en el análisis matemático, de duración infinita. Onda continua es también el nombre dado a un método temprano de transmisión de radio, en el que una onda portadora se enciende y se apaga. La información es portada en la diferente duración de los periodos de encendido y apagado de la señal, por ejemplo por código Morse en la radio temprana. En telegrafía con designación A1A, es decir, telegrafía en recepción auditiva, mediante la interrupción de una onda electromagnética continua. A principios de la telegrafía inalámbrica de transmisión de radio, las ondas CW también eran conocidos como “ondas amortiguadas”, para distinguir este método de la transmisión de onda amortiguada.

La CW se caracteriza por ocupar poco ancho de banda y por tener una relación señal/ruido muy alta; todo ello permite la comunicación a larga distancia aún en condiciones desfavorables de propagación.

La radiotelegrafía, conocida también entre los aficionados como CW u onda continua (del Inglés “Continuous Wave”), y designación A1A según los reglamentos de la UIT, es un sistema binario que consiste en emitir e interrumpir la señal portadora de acuerdo al Código Morse, conformado por elementos de tiempo denominados puntos y rayas, cuya duración así como la de los espacios entre ellos, deben mantener una relación constante. El corte y la restitución de la transmisión se efectúan mediante un interruptor operado a mano o electrónicamente, conocido con el nombre de manipulador, picapiñones o llave (key), cuando se opera electrónicamente también se le llama “maniplex”, al usar un código internacional, prácticamente no existe el problema del idioma ni de la pronunciación fonética.

La unidad base de tiempo del Código Morse es siempre la duración de un punto. El espacio entre dos o más elementos que forman una letra, número o signo de puntuación, es siempre un punto. El espacio entre letras es de tres puntos y el espacio entre palabras es de siete puntos.

La popularidad del CW entre los radioaficionados se debe principalmente al reducido ancho de banda (como máximo en bandas de HF se permiten 200 Hz) que se necesita para establecer comunicación. La reducción del ancho de banda implica un mayor rendimiento de la potencia radiada, al concentrarse ésta en la señal portadora, ayudando a establecer con más facilidad contactos a larga distancia.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies